La orientación a la realidad es una técnica que se viene usando desde la década de los años 60 para personas que tienen un deterioro cognitivo. Se trata de facilitar la orientación espacial temporal y de ubicación que tienen consigo mismos, con el fin de aliviar la sensación de desorientación que sobreviene como consecuencia de dicho deterioro, pérdida de memoria espacial, memoria episódica u otros déficits.

La persona mayor susceptible de sufrir un deterioro por el avance de la edad puede mejorar su situación tanto si está en su espacio natural o institucionalizado. En la mayoría de los centros se trabajan estos aspectos; no obstante conviene recordar la necesidad de formar a los equipos de cuidadores en interactuar de una forma equilibrada y amable con las personas a lo largo de las diferentes interacciones, son momentos en los que se produce un gran impacto y dirigirse de una forma poca adecuada o agresiva aumenta el estrés del afectado y puede repercutir negativamente.

El terapeuta y el cuidador tiene que animar y reforzar con actividades sencillas su interacción con los residentes, es el mejor método para mejorar la autoestima. Es aconsejable adaptar las actividades a cada persona de forma que no ocasione situaciones en las que la persona no pueda actuar o dar una respuesta, provocaríamos el efecto contrario a lo que queremos conseguir.

La orientación a la realidad también podemos aplicarla en el domicilio de la persona, ayudándonos con carteles informativos que nos recuerdan el día en el que estamos o la estación del año; fichas que nos recuerdan las principales actividades del día o de la semana. Otras anotaciones que identifiquen el acceso al baño, dormitorio o sala de estar, así como símbolos o flechas que nos facilitan el acceso a un lugar concreto. Estas pueden ser algunas ideas de fácil aplicación en el hogar de la persona que tiene ese deterioro; con ello se logra el apoyo de saber cómo es su casa, que actividades suele hacer un día determinado de la semana o cualquier otra información de interés que resulte beneficiosa para el afectado.