Servicios

Intervención psicológica
con mayores

En las primeras sesiones se recoge la información más importante de la persona y se realizan algunas pruebas de rastreo o discriminación del deterioro.

Cada sesión tendrá una duración de 50 ó 70 minutos y las intervenciones pueden ser una o dos veces por semana, adaptadas a cada caso. El principal objetivo es mantener la atracción y el disfrute de la terapia.

Actividades semanales de estimulación cognitiva.

Cada 6-8 meses aproximadamente se realizan las pruebas relacionadas con el grado de deterioro, ello nos permite valorar la evolución de la persona.

Terapia de grupo para cuidadores y familiares vinculados a la persona mayor

Otra vertiente de la intervención psicológica es la que se lleva a cabo con los cuidadores y/o familiares, implicados emocionalmente, sin apenas descanso y gravitando su vida, en algunos casos, excesivamente hacia el cuidado del mayor. Se trata de mejorar la calidad de vida del cuidador, facilitar estrategias que ayuden a sentirse mejor y suavizar la mayoría de los factores estresantes que nos encontramos a diario.

Sesiones semanales de 90 minutos.

Este tipo de intervención se puede abordar individualmente